Vídeo-Poema ‘MÁSCARAS’

Os dejo el vídeo que muy cortésmente grabó Toñi Caseiro durante mi intervención en el recital correspondiente al mes de febrero de POESÍA Y MICRORRELATO EN VIGO, evento que tuvo lugar en La Galería Jazz el viernes 21 de febrero de 2020.
Muchas gracias Toñi por tener un gesto tan generoso.

VÍDEO POEMA ‘PACTO’- María Villar Portas

Os dejo el vídeo grabado por Roxana Villagrasa Méndez  durante la lectura de mi poema PACTO, en el recital del 17 de enero de Poesía y Microrrelato en Vigo que tuvo lugar en La Galería Jazz, espacio en el que, las hermanas Raquel y Esther, nos acogen y nos miman a todas las personas que allí nos reunimos para dejar libres nuestras palabras.

NÁUFRAGOS, AÚN-VÍDEOPOEMA

NÁUFRAGOS, AÚN

HOY,
que este cielo herido
ha dejado de invadirme
con su sollozo,
se me antoja caminar,
como una diosa,
sobre un mar sembrado
de puñales gélidos.

Siento que mi corazón vuela,
a ras del suelo,
segando toda la oscuridad
que me cabe entre las manos
y los desamparos
que pugnan por instalarse
en prematuros cementerios.

Me desbordo
en un camino que ya conozco,
feliz,
en esta arena,
aquella,
que se tendía de bruces
invitándonos a reír con ella,
a soltar el ciclón de vida
que relampagueaba entre tú y yo.

Ya no es la misma,
ELLA,
NI NOSOTROS.

Nos veo, aún,
gigantes,
amándonos en el mar y la oscuridad,
dejando desnudos
los desterrados cuerpos,
crucificados por lenguajes
ajenos a nuestras prioridades.
Conscientes de los sonidos húmedos
enredados en la piel y la respiración entrecortada,
en los sueños que nos encontraban
flotando cada mañana,
agotados, dormidos,
NÁUFRAGOS de nosotros mismos.

No duermo ya.
Las pupilas luchan
contra el pensamiento silvestre
dentro de una melancolía oxidada,
al fondo de un olvido que se resiste a morir
en un duelo de cristales florecidos en los ojos
y una melodía de olas incesantes.

M.V.P.

VÍDEO-POEMA INAUDIBLE/ RECITAL PM VIGO 15-NOVIEMBRE-2019

‘Escucha cómo cruje de noche el armario’
(Paroles-Palabras/Jacques Prévert)

El poema tomó como punto de partida el verso anterior, perteneciente al poema ‘Las grandes invenciones’, aunque el verso no funciona como un epígrafe pues mi poema nada tiene que ver con él.

 

¡Escuchad!
¡Escuchad cómo cruje la noche!
apretada contra las paredes,
perfilada en cada mueble
y en cada curva de la carretera,
tocando a la noche que la antecede.

No es una noche más,
no una noche cualquiera,
deshilvanada entre estorbo de relojes,
ni una noche menos
resonando en medio del cerebro
devorando cualquier brillo
que se atreva a destacar.

Quizás nadie la ha visto llegar,
tan temprano y acicalada,
entre tanta casualidad,
tantas tarjetas de visita, tantos abrazos…
tanto polvo que nos pellizca los ojos,
y tantas risas por segundo.

Es más fácil
acobardarse bajo el peso del día,
al borde de cualquier hora suelta,
mientras se coagulan los segundos
en sucesión pacífica,
que escuchar una leve canción
escondida entre dos miradas que se cruzan,
dos respiraciones que coinciden
en el secreto de la sencillez.

Todo pasa tan rápido.
Nos bebemos la noche
sin que nadie nos llame a ella,
incapaces
para captar ciertos sonidos mudos,
esas señales que se alojan tranquilas
en medio de nuestros caos cotidianos,
y persistimos en el empeño
de asfixiar lo que no vemos,
y lo que vemos
pero no prestamos atención.

¡Escuchad! Repito.
¡Escuchad!
Cómo cruje la noche,
esta precisa noche,
en la que suenan los cuerpos
y algunas almas se golpean,
salvajemente,
apartadas de cualquier testigo,
y al compás,
de cualquier compás
no compartido,
fugaz,
pero capaz,
de partir hasta el último aliento
de sus propios huesos.

Escuchad cómo se aparta
ese manto de nubes grises
que nubla cualquier otra percepción.

Sólo esos jardines llenos de humanidades
tendidas en el suelo,
como soñando,
han escuchado
ese dominio de la oscuridad,
en medio del frío y la intemperie,
y han perfeccionado,
aún más,
su música
para liberar un vuelo de pájaros
en la primera mañana
cuando la hierba finge llorar.

Cruje la noche,
cada noche,
mientras una mujer,
en cualquier parte,
sufre el sonido
de una puerta que se cierra,
sobre su vida,
para siempre,
y ya no tendrá
ningún mundo para vivir,
y tendrá
que soñar otro,
que deje de gritarle por dentro,
y de cancelar sus emociones.

Esa mujer de cualquier parte,
es una mujer de tamaño natural,
que acaso llame a tu puerta,
alguna vez,
no para pedirte sal, o azúcar,
ni un poquito de atención siquiera,
solo para que sepas que existe.

Ella posee la cualidad
de oír al universo entero
y hasta el giro de la tierra
mientras resiste a su pasado
y persiste en su presente
aunque jamás pondrá en una balanza
su miedo y tu peligro,
en medio de la nada en que apenas existe.

Cruje la noche,
esta misma noche,
la que ninguno escuchamos,
igual que crujen
las hojas secas a nuestros pies
en la parada del autobús
y tu insistes en imaginar el mundo desde la ventana de tu atalaya bebiendo la enésima cerveza barata
mientras Cohen susurra ‘In my secret life’
desde tu ordenador ultra-sensitivo,
porque a nadie le importa si la gente vive o muere
en esta noche o en cualquier otra noche de su vida
o si los barcos toman la deriva de cualquier ruta posible.

Os dejo el vídeo grabado por Toñi Caseiro

OCTUBRE…/OCTUBRE 2019 (SIN TÍTULO)

REVOLVER HUMO-2

 

(SIN TÍTULO) OCTUBRE…/OCTUBRE 2019

 

“No soy el espacio,
sino el aire”.
La pregunta
cuya respuesta desconoces.
Esa brújula
que no tiene norte, ni dueño
y no desea verte morir tan veloz
con tu aliento de cerveza
y ese perfume de paredes cerradas que te gastas.

Compartimos
una mirada entre paréntesis,
una bala que se desliza en el tambor
que no desea oírse,
ni temblarse
aunque salga de sí misma
hecha furia y plomo encendido.

Cargamos los ojos
con palabras sin decir,
aun sabiendo lo que duele
ser nosotros sin serlo del todo,
a pesar de ir saltando
entre tumba y tumba,
a pesar de nombrarnos
con los ojos cerrados,
por las calles que, todavía,
no nos conocen,
por los días que
no hemos visto,
por tantas noches desquiciadas,
por todo lo que nos ha despedazado
sin darnos cuenta.

Seguimos el cuento
que nadie ha escrito
por esa arena sin descubrir
en una playa de extrarradio

Y nos nombramos, nos nombramos,
sobrehumanamente, furiosamente,
nos nombramos.
Sabiendo
que estamos tan solos
como esa brújula sin norte,
como el espacio,
el aire,
la pregunta,
la bala sin disparar,
la tumba,
y los ojos cerrados…los ojos abiertos
los ojos buscándonos,
siempre,
en ese cuerpo que no encontramos,
en tu respiración jadeante,
en mi espalda que se arquea
y una piel que te llama en silencio.

M.V.

El vídeo-audio ha sido grabado por Roxana Villagrasa

VÍDEO POEMA ‘EL BICHO’ M.V.P.

El Bicho no es otra cosa que mi Alter Ego, con quien mantengo no pocas discusiones y muchas conversaciones de tú a tú. No estaba prevista su lectura en público, y eso que ya tiene años, pero me decidí y ahora ya está, el bicho ha quedado suelto. El vídeo ha sido grabado por Toñi Caseiro en el 1er. recital de la 3ª temporada de poesía y Microrrelato en Vigo, evento que tuvo lugar el viernes 20 de septiembre en La Galería Jazz y gracias a la generosidad y colaboración de las hermanas Raquel y Esther.
Recordad que este poema está dirigido a mi propia persona.