Reseña de NOCTAMBULACIONES (I) por Pilar Lou Martín para su blog “Las lecturas y demás escritos de Mágica Hilda”

Sinopsis.-

En esta publicación se recogen 70 poemas cuyo tema central gira en torno a la noche y su poder de atracción, ese que tantas veces oculta, o pone de relieve, diversos aspectos de la vida y los sueños.

“Este conjunto de poemas recogidos bajo el nombre de NOCTAMBULACIONES son una muestra precisa de mi ser noctámbulo y de mis cavilaciones nocturnas, el título es precisamente una combinación de ambas palabras” “La noche posee una gran riqueza multiforme. Desde estos poemas que componen NOCTAMBULACIONES (I) os invito a visitarla y tratar de comprender su oscuridad y sus posibilidades. Dependiendo de la posición que cada persona adopte podrá descubrir el infinito de su tiempo y el descanso de nuestra razón. Es a través de cada experiencia personal como se llega a conocer aquello que los sentidos no distinguen… y eso que la noche no es sólo noche”

María Villar Portas

Mi opinión personal.-

Os voy a contar lo que me ha parecido la lectura de este poemario.
Decir que es muy hermoso, sería muy poco. Es por supuesto hermoso, de una belleza que impregna los versos de este poemario, y que se visten con un estilo muy depurado, rotundo e intenso que recoge la más pura esencia de la autora. Es una poesía elegante y culta; quizás difícil para algunos, pues está llena de metáforas, que asocian conjuntamente naturaleza, sensaciones, pensamientos y opiniones; todos nacidos del sentir más íntimo del universo personal de María. Y por supuesto la gran inspiradora que ha sugerido estos versos, es la noche.

La noche noctámbula, la que espera a la aurora, pero mientras espera, se nutre de imágenes oníricas. Ante esta vigilia, las experiencias de vida de la autora, encuentran la hora apropiada, el momento exacto para ser representadas en palabras. La noche que se alimenta del aire del respirar de María, y que como ella misma dice en el poema “Deudas Nocturnas”es quien incita a que pague esta deuda con sus versos, como leemos:

Tengo una deuda con la noche,
la pagaré con sentimiento de memoria y certeza,
sin nostalgia de palabras
que intenten resumir una vida
y sus momentos perdidos sin saber cómo.

También tiene esta noche particular, cadencias llenas de un erotismo sugerente, como leemos en algunos de estos poemas. Asimismo se cubre la noche de misterio como podemos leer en los poemas: “Plenilunio I”, “Plenilunio II”, “Horas brujas”, “Embrujo nocturno”,por citar sólo algunos de ellos. Pero sobre todo, lo que más caracteriza a la poesía de María, es la naturaleza. La naturaleza siempre está presente en sus versos, naturaleza que se transforma en cánticos de vida. Y que atañe al viento, al , sol, a la luna, a las rosas… Naturaleza que se nos muestra en todas sus estaciones, como en los poemas: “Cambio de estación”, “Música de otoño”, “Llega el otoño”, “Abrazo del viento”, “Jardin en Penumbra”. `Y dentro de esta naturaleza, lo que más predomina en ella, es el elemento mágico del agua. El agua en todas sus facetas, tanto el agua interior como la exterior y así leemos en el poema “Aguas subterráneas”:

Agua ignorada,
navegante a nuestros pies,
ha limpiado incendios de mentiras
escondidas en los cimientos de las casas.

Y en este otro poema, llamado “Tarde de lluvia” leemos:

He visto esta tarde
ojos temblando de lluvia y viento
en tanto maduraba palabras en penumbra
cincelada de sombras.

También este elemento acuático figura en el siguiente poema titulado “Espacio en gotas”, donde leemos los siguientes versos:

No sé que tienen
las noches oscuras y frescas
que me embrujan
entre mudanza de hojas
y espacios que marcan las gotas límpidas
de texturas imprecisas.

Y en el poema “Arpas Húmedas” volvemos a comprobar el gran protagonismo que tiene el líquido elemento en la vida de esta autora. Así leemos:

Amo esta tierra,
a pesar de su gris,
con sus arpas de lluvia
cuyas cuerdas permanecen vibrantes,
son labios de amantes desvelados.

Hay más poemas que tratan del agua, como “Aguacero”, “Gotas de infinito”. Y no nos olvidemos del mar. Con sus infinitos matices y colores que nos muestran el más hermoso color del sentimiento de esta autora.

Para terminar la reseña de este estupendo poemario, quisiera finalizarla con unos versos del poema “Mar anochecido”, que se tiñen del mar intenso de María, con la sabia combinación de la noche siempre presente en este poemario. Así leemos:

Hay un perfume de noche sobre el mar…
el mismo que se derrama
en la orilla de mis pasos
y me trae aquel desvelo azul de amanecer.

Os recomiendo la lectura de “Noctambulaciones”(I), os dejarán huella sus versos. Son poemas para leer y releer y disfrutar de su belleza.

LA AUTORA.-

María Villar Portas
Narradora y poeta. Nacida en Vigo en 1961.Colaboradora de “Tintero Virtual de Escritores”, entre los años 2001 y 2003 como narradora en castellano, en la revista “Setestrelo” de la EOI de Vigo (2001) en lenguas portuguesa e inglesa, publicaciones en lengua gallega en la editorial Ir Indo (2001 y 2002) y en el diario “La Voz de Galicia” (2001,2002 y 2003). Ganadora del primer premio del “Concurso Reconquista de Narracións (2001)” con el relato “Carolo era Muller”, publicado en “Glaucopis” (Boletín Anual del Instituto de Estudios Vigueses) y en la revista “Círculo Mercantil de Vigo”. Como nueva poeta, durante 2011, fue segunda seleccionada en el “II Café con Literatos (Homenaje a Carlos Órdenes Pincheira)”con el poema “Lo que llegará”, y primera seleccionada en el “VIII Café con Literatos (Simbolismo literario en la mujer)” con el poema “Desde el tiempo”. Invitada a participar en el evento Poemas na Fronde (Poemas en la Fronda) con el poema “A árbore da vida” (El árbol de la vida) en Santiago de Compostela. Ha participado, también, en la antología “Dos años de literatos (2009-2011) de Ediciones Pastora-Un Café con Literatos” con el relato “Despedida de navegantes” y en la antología Relato breve de la Fundación Imprimátur con el relato “La taberna de la mujer tormenta”, además de en el e-book Beso de Rechenna con el relato “Beso de extrarradio”. El 31 de marzo de 2012 se presentó en Madrid su primer poemario, titulado “Por encima de las nubes”(Ediciones Pastora-Un Café con Literatos). Colaboradora en la Revista “Pulso Digital” durante 2012. Finalista en el I Certamen Internacional Toledano Casco Histórico con el poema “Flor de piedra”, publicado por Editorial Celya en febrero de 2013. Colaboradora del Proyecto conjunto Sentires a Vuelapluma con el poema titulado “Paz”, que verá la luz en próximas fechas. Colaboradora en la revista “Arcoiris”, de la editorial francesa del mismo nombre, con edición bilingüe francés-español desde enero de 2013. El 19 de marzo de 2013 presenta una edición conmemorativa del poemario ” Por encima de las nubes”, con el que da a conocer también su propio sello editorial: Ediciones Calpvrnia. En otoño vió la luz un nuevo poemario, titulado “La hora del unicornio”. Colabora también en la revista digital “Espacio Luke”. “Noctambulaciones (I)” es su publicación más reciente.

Tiene un blog llamado “DESDE MI PANTALLA” http://calpvrnia.blogspot.com.es/ donde expone parte de su obra literaria. Tiene previstas próximas publicaciones para este año, 2014.

NOCTAMBULACIONES (I) -3

Anuncios

Reseña de NOCTAMBULACIONES (I) de María Villar Portas / Por Raquel Viejobueno Rodríguez para la Revista PULSO-DIGITAL

Noctambulaciones de María Villar Portas.

Cuando la noche es una dama poética.

Comencemos pues, con este conjunto de letras, que no tiene otro sentido que intentar aproximarnos al poemario de la autora. Villar Portas, nos sorprende, esta vez, con un trabajo que trae consigo un conjunto inmenso de símbolos y figuras, personificaciones de elementos naturales, y mundos guardados en otras realidades, formas y maneras de ver o vivir la vida.

Debemos mencionar a todo consta el significado del título del poemario, no hacerlo, caeríamos en el error de dejar muerta esa puerta de entrada al libro. Da igual que estemos colocados en el umbral de la misma o que pasemos de lleno a traspasar el significado total de un título, que, como otros muchos, cuelgan de la lectura propia del lector.

Noctambular; andar vagando por la noche, quizá pareciera una especie de locura que sólo surge con el morir del día, pero yo, como lectora, lo interpreto como el nacer de otra forma de vida. Título sustantivado de un verbo que pareciera estar ceñido al mundo oscuro y misterioso de las tinieblas, pero que sin embargo, en este caso, la autora lo ha utilizado para abrirse camino a sus múltiples realidades. Igual que lo hiciera en el Renacimiento San Juan de la Cruz, y de la misma forma que estableció un contacto directo con el simbolismo de la noche en su poesía mística, y en muchas vertientes erótica, Villar Portas, utiliza este simbolismo como acto creativo de introducirse en los pasadizos y laberintos de ella misma. No podemos negar la gran utilización de imágenes, y personificaciones, que cobran vida, y que nacen y mueren como si tuvieran capacidad para ello, de elementos naturales, como el viento, la brisa, la noche, el ocaso, el amanecer, el sol, y sobre todo aquellos elementos relacionados con el agua, que más adelante nos ocuparemos de ellos.

Pero volvamos a la noche, donde encontraremos la luz necesaria para desempolvar estos instrumentos de creación poética de la autora. Cito del poema “Abrazo del viento”, estos versos;

[…] los cristales arrugados

que ha tejido la lluvia todo el día[…]

Es obvio que los cristales son incapaces de arrugarse, y aún menos con la lluvia, no obstante la autora, posiblemente haya trasladado un sentimiento propio a aquellos cristales que no dejan de ser, sino un obstáculo para llenarse de noche. ¿Es la noche una criatura que domina a Villar Portas? , o por el contrario, ¿Es la noche un juego de excusas para sentirse más viva qué por el brillante día? Estamos ante un mundo que crece en el momento que la noche llega, como si fuera una Dama de alta cuna para dejar sus influencias en la mano creadora de la que está dispuesta a asumir el riesgo. En su poema “Creación”, realiza una pequeña sinopsis de lo ocurre cuando el silencio invade todo, cuando los sueños parecen despertar, mientras todo parece dormir, cito;

[…] Dejé mi corazón de paso

por aquellos territorios protegidos de la infancia,

y me volvía audaz a los navíos de la noche […]

Reitero mi convencimiento de la utilización de este espacio de sombras y nieblas para extraer el mayor partido a otros mundos, a otras dimensiones, pero no sólo es el espacio el que es utilizado, sino el tiempo inexistente que se vuelve existente y atrapado en los versos de Villar Portas. Desde poemas que demuestras un abanico inmenso de mundos oníricos, a dolores que están arraigados en la poetisa, como el recordar su tierra, siempre llena de lluvia de nubes, o los bosques y las especies vegetales que se dejan ver de una manera tímida en los versos, pero que envuelven con ese áurea de misticismo consciente al lector.

Continúo mi disección poética, desde el ángulo de lectora, y observo como la utilización de las nubes, me hace pensar de la instrumentalización de las mismas como símbolo de libertad y escape, es así que estamos ante un escapismo, no sólo de la criatura de la noche, sino del transporte que emplea, nubes y vientos, olas, mares y tierras, etc.

Algo parece resurgir en los entrañas de la autora, un miedo inminente a ser descubierta y dar ese todo a la inmensidad del vacío de los lectores, la conducen a purificarse, y cristalizarlo todo. La utilización del agua, en casi todos sus estados, desde la niebla que lo tapa todo con su manto, hasta las diminutas gotas de agua, que se convierten en océanos y mares, olas que atrapan mundos, cristales que sudan la verdad de lo que ven, en definitiva, poesía y versos en estados de somnolencia, impregnados de sueños e ilusiones. Y es así, como María Villar Portas ha construido un camino de Noctambulaciones, archivos excelsos de la forma y fuente de vida.

Sería, de una descortesía abultada no dejarlos con la lectura del poemario, para que encuentren pos ustedes mismos, lo rincones más sorprendentes, aquellos ocultos deleites de la introducción poética.

Y termino con la poesía, igual que hemos comenzado con ella, la cual puebla la imaginación de todos, y nos hace la vida más fácil, siempre supervisada por la gran Dama, en este caso: La noche.

Raquel Viejobueno.

8 de abril de 2014

(Toledo)

NOCTAMBULACIONES (I) - copia

Reseña de LA HORA DEL UNICORNIO de María Villar Portas por Raquel Viejobueno Rodríguez

RESEÑA DE “LA HORA DEL UNICORNIO” de María Villar Portas, con motivo del Proyecto “Delantales de Memorias” de Un Café con Literatos.

Por RAQUEL VIEJOBUENO RODRÍGUEZ

Ha comenzado la hora, o mejor dicho el tiempo de establecer un diálogo entre voces, que un día callaron y hoy son cascadas.

La última entrega de Villar Portas teje mundos, como casi todos los poetas y escritores, que intentan recuperarse a sí mismos a través de sus creaciones. Después de leer el poemario “La hora del Unicornio” me han surgido varias preguntas. Cuestiones que van desde la sencillez de lo cotidiano, a la selva tropical de lo existencial. No puedo, o no debo, enmarcar a ningún autor en movimientos que en muchas ocasiones están desprovistos de crítica y criterio, así pues, me basaré en la humilde visión de lectora, después de leer a Villar Portas.
¿Qué podemos encontrar detrás de su voz? Realmente hallamos un conjunto de mundos oníricos que enlazan y forman eslabón con su filosofía de vida y su concepto de existencia. Tras un largo recorrido en los últimos años, he encontrado la clave de una poesía, ante todo, generosa, la de la autora. Explico mi afirmación. La poetisa dibuja vínculos sólidos entre el tiempo y su mundo natural, aquel que traza en la perspectiva de la realidad imaginada, y la insoportable angustia del día, dejando siempre, una calma comedida, o mejor dicho, una nostalgia de años, que pasa a madurar en sus versos.
En las composiciones poéticas, como en cualquier creación, es importante saber que la mirada debe ser horizontal, porque la vertical de cualquier creador ensombrece notablemente al lector, es decir, a mí que ando como hormiga laboriosa recopilando voces distintas. Y he aquí en “La hora del Unicornio” un griterío de temáticas que se enlazan unas con otras, al son del tiempo, del de todos, del tiempo de la autora. Villar Portas conjuga las luces, el miedo, las sombras, la Naturaleza, como base procreadora de su creación artística, desde la horizontalidad de lo tangible, con el tiempo guardado y rememorado, ese instante que no tenemos y que sí es nuestro, en cierta medida. Huye de la simpleza de lo absurdo y primitivo, dando paso a un ser humano expuesto a un espacio que todo parece girar, y, sin embargo, el que gira es él mismo.
¿Estamos ante una voz dormida? No, estamos ante una voz, a priori latente, a posteriori despierta. Villar Portas utiliza conceptos, imágenes que ayudan a formar el puzle de lo que más tarde dará el paisaje de todo nuestro tiempo, del poemario, de su creación. Tengo la sensación de estar comenzando a escalar un eco, una voz que antaño estuvo oculta y la autora ha dejado escapar a flote. La maduración literaria, a cada autor o autora, le llega de diferente manera y forma, es por ello que la escritura debe ser tratada desde la calma y la paciencia, es decir, para hablar del tiempo es necesario tiempo, que después otorga al lector tiempo para la reflexión. La autora nos contempla, no sólo podemos contemplar sus creaciones, sino que somos contemplados de diferentes maneras. En su poema titulado “Santuario de ansias” todos podemos ser el mar y ninguno saberlo, hasta que las olas rompen los instantes. Hay vida en sus composiciones, espacios que juegan con la conjugación bien definida de la contemplación de la poetisa.
Siendo una simple lectora que pasa página, encuentro esa cadena de simbolismos y estilos en la poesía de Villar Portas y es un gozo saber que su obra no amarillea en ningún cajón del desván del tiempo, ese tiempo que intenta y consigue atrapar con su letra. Otra voz, otra literatura escrita por una mujer, que nos enseña, no solamente a descubrir, sino a saber con certeza, que debajo de cada una, las semillas empiezan a germinar.
En su poema “El tiempo y la espera” la autora se detiene, somos detenidos, el mundo con nosotros, es ahí dónde la poesía camina. Eso consigue Villar Portas, detener al lector en un tiempo soñador y mágico. La composición que da título al poemario, nos deja en la conjetura de explorarnos a nosotros mismos, porque la autora vuelve, de nuevo, a contarnos el paso de lo trivial, y enciende la alarma de atención en el momento de cada uno, en definitiva, en los momentos que vivimos y vamos perdiendo. Así podría continuar con cada uno de los poemas, hasta crear un racimo de ideas, pero desde mi luz nocturna, lo único importante y creo necesario, es que cada autor detenga el tiempo, aquel que no se evapora en el poemario de Villar Portas.
Composiciones memorísticas, con rasgos que componen lo que somos, eso, y otras miles de pinceladas ha dejado la autora en su creación. Ahí está ella, ahí estamos todos.

Feliz lectura.

La hora del unicornio-1

RESEÑA DEL POEMARIO “POR ENCIMA DE LAS NUBES”- Del Blog HOJAS DE ALISIO

Aquí os dejo el enlace del Blog HOJAS DE ALISIO en el que podéis leer la reseña que han hecho de la edición conmemorativa de mi poemario POR ENCIMA DE LAS NUBES. Espero que os guste, a mí me ha hecho una grandísima ilusión, y desde aquí se lo agradezco sinceramente a Laura y Susana.

http://www.hojasdealisio.com/2013/05/resena-por-encima-de-las-nubes-de-maria.html#comment-form

POR ENCIMA DE LAS NUBES-PROTOTIPO-1

Reseña de “POR ENCIMA DE LAS NUBES”de María Villar Portas-por Joaquín Lourido Andrade

POR ENCIMA DE LAS NUBES.

COMENTARIO DE JOAQUÍN LOURIDO ANDRADE

 

Estoy cautivado por este magnífico libro de María Villar Portas. Narradora y poeta de Vigo (Galicia), quien, con su gran poesía, hace que el lector se prenda de sus versos de principio a fin.

Ha presentado una Edición Conmemorativa para dar a conocer su propia marca editorial: Ediciones Calpvrnia. En esta nueva edición se incluyen más poemas, y tiene uno la opción de poder sentirse entre el Universo y el paisaje gallego. Un dúo que, como nexo, de por sí ya es poético.

Sinceramente aconsejo que lo leáis. Dado que la mezcla de imágenes, lirismo, la belleza interna, buscando esas tonalidades del alma que siempre debemos conocer. Ese color violeta que siempre nos llama la atención es el que con fuerza y armonía destella en cada una de sus obras, llevando consigo una armonía global entre el alma y lo más bello de la naturaleza gallega: que es, ni más ni menos, la propia terriña. Ya que está llena de playas de todo tipo, monumentos, bosques, jardines, flores, etc… Es como encontrarse en el Jardín del Edén a través de una poesía delicada y sensitiva que nos llena totalmente el espíritu y fortalece esa cultura que siempre nos distingue como personas. —

Lugo a 3 de mayo de 2013

 

POR ENCIMA DE LAS NUBES-PROTOTIPO-1.jpg