24 HORAS MÁS

IMAGEN AL VIENTO - BLANCO Y NEGRO

Me adentro
por estos pasillos de olores imposibles,
llenos de dioses en miniatura.
Cada uno de ellos,
CONSUMIDO,
en la elaboración de su propia lucha,
lejanía,
las más de las veces,
ESPERANDO,
siempre,
que por su puerta
entre un rayo de amor
que dilate su tiempo
tan sólo un segundo,
que deje en su rostro
el dibujo de una sonrisa
que le acompañe 24 horas más.

Me contemplo, aún,
en mi propia batalla,
cuando parte del minutero de mi vida
paseaba su esqueleto ante mí
invitándome
a visitar su pozo,
DESPROVISTO de ilusiones y ganas.

Sí, tuve miedo a morir de mí,
a quedarme con todas las palabras en la boca
y con todo el amor suspendido.
Sé,
que una parte de mi delirio se fue con él
para quedarse
entre aquellas paredes sin pupilas,
llenas de rostros desconocidos
y agujas clavadas entre mis vértebras.
Mi cuerpo se llenó de manos
ávidas por encontrar
enfermedades inexistentes,
mientras ansiaba encontrar un poco de paz
y persistía en entrar en mí misma
para poseer,
siquiera,
la mitad de un abrazo
que me evitara el terror
de extraviarme un poco cada día.

Me perdí quince días
en la consciencia
de que alguien olvidaría nuestros pasos,
nuestra voz, nuestro olor,
todas nuestras cosas queridas.
Nuestra respiración
quedaría convertida en un misterio ausente
que ninguno sabría dónde buscar.

Hay temores que nadie entiende.

Desde entonces sólo sé dormir con los ojos abiertos.

M.V.P.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s