DOS (POEMA DE IDA Y VUELTA)

DOS: Poema de ida y vuelta

 

No dudes de la existencia poderosa

de todos esos demonios callados

que se esconden en tu abdomen

y difuminan tu ser,

a pesar de ti,

o de nosotros.

Tu destino te resarce de la noche

entre clamores que te han dejado atrás,

aunque no tú a ellos,

porque desconoces tu propia mirada,

todavía,

porque todavía no has conocido tu propia muerte,

la que te espera detrás de tu mundo.

E insistes en abandonarte a un lienzo

inacabado,

pretendes que un grito perfore el universo

en medio de tu frente.

Dime,

¿cómo será esa ausencia de mareas

entre luna y luna?

entre el odio, la rabia, la ira

¿cómo será ese calor,

tu calor,

con el que pretendes pintar el frío?

Sin duda,

ya no veré,

(no poseo ese tiempo para ver),

el estallido de tu aliento en el cosmos,

capaz de traspasar

su propio sonido,

capaz de triturar

todas las ironías

contenidas en el laberinto…

Sí.

El aire está mal inventado,

y los minutos,

y todos esos cuervos

que te sobrevuelan.

Ninguno tiene tu armonía.

No guardes tus raíces

en ese ambiente de despedidas traumáticas.

Busca oxígeno

en habitaciones nuevas,

en las que se inventan poemas

capaces de apearse

de los sin-embargos.

¡Deja ya

de dedicarte infelicidades

y regodearte en los errores!

Asómate a la montaña de ti mismo,

en silencio,

o en aullido

de un mar que te grita.

¡Qué podría decir

mi sangre volátil

ante el sutil soplo

de tu vibración.

Inmersa toda ella

en el calor de tu inspiración,

tan sólo mis venas

conocen su angustia…

y su amor.

 

 

 

Su angustia…su amor…

tan sólo mis venas se reconocen

en el calor de tu inspiración

inmersa toda ella

en tu vibración ,

ante el sutil soplo

de mi sangre volátil

¡qué podría decir!

de un mar que te grita

en aullido

de ti mismo,

o en ese silencio

asomado a la montaña

de los errores en qué te regodeas

y te dedicas infelicidades.

¡Déjalo ya!

¡deja!

esos sin-embargos

incapaces de apearse

y de inventar poemas

en las habitaciones nuevas

donde buscas oxígeno,

ese ambiente de despedidas traumáticas

en que guardas tus raíces.

Ninguno tiene la armonía

que te sobrevuela

sin todos esos cuervos,

y los minutos,

y el aire,

están mal inventados.

Sí.

Contenidas en el laberinto

están,

todas las ironías

capaces de triturar

su propio sonido

capaces de traspasar

el cosmos

en el estallido de tu aliento.

No poseo ese tiempo para ver,

ya no veré,

sin duda,

ese frío

con el que pretendes pintar el calor,

tu calor,

y cómo será ese calor,

ni que habrá entre el odio, la rabia, la ira

y la ausencia de mareas entre luna y luna.

Dime.

Qué pretendes

cuando quieres que un grito

perfore un mundo inacabado

en medio de tu frente

cuando insistes en abandonarte a un lienzo

que no existe,

pero que te espera detrás de tu mundo

porque todavía no has conocido tu propia muerte,

todavía desconoces tu propia mirada,

aunque no ellas a ti

y entre clamores te han dejado atrás

mientras tu destino te resarce de la noche,

o de nosotros,

a pesar de ti,

y difumina tu existencia,

la misma que se esconde en tu abdomen

con todos esos demonios callados

que no dudan de tu ser poderoso.

© María Villar Portas

 

DOS-POEMA DE IDA Y VUELTA-2

Anuncios

2 comentarios en “DOS (POEMA DE IDA Y VUELTA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s