DOS (POEMA DE IDA Y VUELTA)

DOS: Poema de ida y vuelta

 

No dudes de la existencia poderosa

de todos esos demonios callados

que se esconden en tu abdomen

y difuminan tu ser,

a pesar de ti,

o de nosotros.

Tu destino te resarce de la noche

entre clamores que te han dejado atrás,

aunque no tú a ellos,

porque desconoces tu propia mirada,

todavía,

porque todavía no has conocido tu propia muerte,

la que te espera detrás de tu mundo.

E insistes en abandonarte a un lienzo

inacabado,

pretendes que un grito perfore el universo

en medio de tu frente.

Dime,

¿cómo será esa ausencia de mareas

entre luna y luna?

entre el odio, la rabia, la ira

¿cómo será ese calor,

tu calor,

con el que pretendes pintar el frío?

Sin duda,

ya no veré,

(no poseo ese tiempo para ver),

el estallido de tu aliento en el cosmos,

capaz de traspasar

su propio sonido,

capaz de triturar

todas las ironías

contenidas en el laberinto…

Sí.

El aire está mal inventado,

y los minutos,

y todos esos cuervos

que te sobrevuelan.

Ninguno tiene tu armonía.

No guardes tus raíces

en ese ambiente de despedidas traumáticas.

Busca oxígeno

en habitaciones nuevas,

en las que se inventan poemas

capaces de apearse

de los sin-embargos.

¡Deja ya

de dedicarte infelicidades

y regodearte en los errores!

Asómate a la montaña de ti mismo,

en silencio,

o en aullido

de un mar que te grita.

¡Qué podría decir

mi sangre volátil

ante el sutil soplo

de tu vibración.

Inmersa toda ella

en el calor de tu inspiración,

tan sólo mis venas

conocen su angustia…

y su amor.

 

 

 

Su angustia…su amor…

tan sólo mis venas se reconocen

en el calor de tu inspiración

inmersa toda ella

en tu vibración ,

ante el sutil soplo

de mi sangre volátil

¡qué podría decir!

de un mar que te grita

en aullido

de ti mismo,

o en ese silencio

asomado a la montaña

de los errores en qué te regodeas

y te dedicas infelicidades.

¡Déjalo ya!

¡deja!

esos sin-embargos

incapaces de apearse

y de inventar poemas

en las habitaciones nuevas

donde buscas oxígeno,

ese ambiente de despedidas traumáticas

en que guardas tus raíces.

Ninguno tiene la armonía

que te sobrevuela

sin todos esos cuervos,

y los minutos,

y el aire,

están mal inventados.

Sí.

Contenidas en el laberinto

están,

todas las ironías

capaces de triturar

su propio sonido

capaces de traspasar

el cosmos

en el estallido de tu aliento.

No poseo ese tiempo para ver,

ya no veré,

sin duda,

ese frío

con el que pretendes pintar el calor,

tu calor,

y cómo será ese calor,

ni que habrá entre el odio, la rabia, la ira

y la ausencia de mareas entre luna y luna.

Dime.

Qué pretendes

cuando quieres que un grito

perfore un mundo inacabado

en medio de tu frente

cuando insistes en abandonarte a un lienzo

que no existe,

pero que te espera detrás de tu mundo

porque todavía no has conocido tu propia muerte,

todavía desconoces tu propia mirada,

aunque no ellas a ti

y entre clamores te han dejado atrás

mientras tu destino te resarce de la noche,

o de nosotros,

a pesar de ti,

y difumina tu existencia,

la misma que se esconde en tu abdomen

con todos esos demonios callados

que no dudan de tu ser poderoso.

© María Villar Portas

 

DOS-POEMA DE IDA Y VUELTA-2

VÍDEO-POEMA “FÓRA DO TEMPO” (NON QUERO FLORES)

El vídeo que aquí os dejo ha sido grabado por Chisco Nenúfar Pérez durante el recital feminista organizado por la Concellería de Igualdade del Ayuntamiento de Vigo con motivo del Día Internacional de las Mujeres, acto que tuvo lugar en la Casa Galega da Cultura.

La lucha de las mujeres continuará mientras exista una sola mujer maltratada, discriminada, asesinada.

¡Ni una menos!

También os dejo el poema escrito para que lo podáis leer con más detenimiento los que queráis.

FÓRA DO TEMPO / (NON QUERO FLORES)

Vivo fóra do tempo e as celebracións baleiras

danzando arredor dun lume frío,

unha melodía arrepiante

ateigada de mutilacións xenitais,

de vendas que me deformaron os pés por centos de anos

porque era atractivo para os homes.

 

Preciso a páxina concreta da historia que nos deben.

Non quero flores.

 

Fóra do espazo, vivo.

Cando sendo nena me casaron por conveniencia,

e morrín cando me preguntaron: por qué choras?

cando tentaba parir ós meus 12 anos.

 

En calquera espello

podo ver a miña face maiada

porque a violencia doméstica está permitida no meu país,

e tamén aturo que o meu home

custodie os bens conxugais,

e que me ordene, me use, me mande…

 

Tamén vivo esa separación

entre ti e mais eu,

pero só cando queres ti,

non cando o quero eu.

Eu non decido.

 

Mais non quero flores,

non,

non as quero.

Quero a páxina da historia que nunca foi escrita,

que nunca foi pensada.

Aquela páxina invisible.

 

Non existe o sol, no país do sol,

cada vez que unha xuíza me pregunta

se pechei ben as pernas cando me violaron,

e son eu a xulgada e non o meu violador.

 

Fun científica, pedagoga, poeta, pintora, doutora, inventora…

pero non aparezo na historia,

esa historia sobre as mulleres que nunca existiu.

A historia dos días que seguen a roubarnos

cada vez que o noso salario é menor có dun home,

cada vez que nos negan un posto significado nunha empresa

a prol dun home.

 

Non. Eu non quero flores,

migallas para a autocompracencia.

Non quero palabras

que non chegan máis aló

do fume azul da punta dun cigarro

porque non chegaron a pronunciarse xamáis.

 

Non creo neses soños eternos de ledicia

que nos venden dende púlpitos sagrados ou laicos,

nesas conversas secretas endexamais mantidas.

 

Quero respladecer polo meu propio valor,

a miña propia vida,

sen que flúan bágoas

de agradecemento mal entendido.

 

Ter a parte que me corresponde

por xustiza, non por favor.

 

Quero reflectirme fóra dese tempo,

dese espazo escuro

no que sempre queren pecharnos,

e amosar a miña forza

a este mundo que é tan meu coma dos demais.

 

En igualdade.

Farta de flores nas tumbas,

farta das tumbas e flores serodias.

Historia que se nos debe e pola que loitamos.

Existimos agora, coma sempre existimos

por moito que os homes que escribiron con tanta ignorancia

quixeran aniquilarnos.

 

Recende a miña vida propia

e noto aromas de salvaxe liberdade,

de palabras que xorden dunha boca non torturada,

dun lume que levo ardendo no corazón.

 

Aquí estou.

Viva.

Eu son a flor.

E cando digo eu,

digo vós,

digo nós todas.

Somos un xardín vivo,

non precisamos outras flores,

especialmente as flores murchas da morte por omisión

ou asasinato.

Precisamos un espazo de xustiza e igualdade real.

 

© María Villar Portas

 

Vigo, 6 de marzo de 2017

 

MARÍA VILLAR-6-MARZO-2017.8 - copia-TRATADA