LUGAR CORRECTO

Sigue este silencio
en campanada submarina subyacente,
e interpela a mi risa
un sobresalto de horizontes arrodillados,
que se ven, sin llegar a verse,
igual a esas infancias anfibias
que no se sabe bien si han existido.

Se nace, a veces,
entre una altura de hierba y árboles acolchados,
con la premura de una tormenta de verano
o una ráfaga de mariposas,
desconociendo si ese primer vagido
se ha pintado en lugar correcto.

Suenan detonaciones y se oye al hambre
que reclama al viento otro tiempo,
un lugar donde adormecer
el ruido de las tripas
mientras se derriban destinos.
Y hasta los ríos esconden la línea de su ribera
a la espera de una sombra profunda
que abrace al enemigo.

Mismo las hojas piensan
en arrojarse de sus ramas,
ensimismadas en noches sonámbulas,
aquellas que cada día caen en un fondo antiguo,
siempre a la espera de subir unos peldaños de luz
que sanen las averías de la justicia y del olvido.

———————–
© María Villar Portas
———————–

LUGAR CORRECTO - copia

Imagen de la red

Anuncios