MODIFICACIONES EN ROJO -XXV-

MODIFICACIONES EN ROJO -XXV-– XXV –

Aquí, dónde arde el cielo, se acobardan las horas. La gran esfera presiona los párpados que nos cobijan con la levedad del algodón. Quizá quiera intuirnos la mirada acostumbrada a gobernarse sola.

Y es nube, este tiempo impune que nos invita a permitirnos un silencio insólito en medio de la barbarie que está cayendo, y, aún, se impulsa a bromear entre tantos relatos monótonos que mejor sería si fuesen breves. Pero no.

Trataré de ser joven mientras transcurro y mi destino sea una habitación clara suspendida en una gota natural.

Porque nada es lo que parece, y hasta un árbol arrodillado en el asfalto implora al cielo por un centímetro de tierra alrededor de su vida para poder seguir siendo parte de nuestra respiración.

Dejadme que abandone una infancia de cuentos y zumbidos, de aventuras que se esforzaban en mostrar ingenios. Mas concededme la curiosidad de siempre, la que pone imaginación a un descolorido atuendo de pausas entre cucharillas de café, mientras se interrumpen los acontecimientos en el aire de la tarde.

Sí. Dejadme ser otra y ser yo. Significando ser la protagonista de mi propia obra, la misma que escribo nueva cada día.

Y ahora que ha empezado mi corazón a latir, con ese tintineo incierto que tiene lo desconocido, quiero ser una y todas las conversaciones que se aligeran y se interrumpen en el instante. O aquella emoción que se vuelve pálida ante el significado del mundo, incluso la amenaza que huye ante la excelencia de un genio cordial.

Ser capaz de sostener aparte un peligro que piensa en atacar el entendimiento, mientras se derrama este resplandor vivo de mi aliento, y, en Venecia, se encienden los faroles que iluminen las rosas.
—————————————————————————–
© María Villar Portas
—————————————————————————–
Copyright fotografía Assaf Frank

VIDA EN TRÁNSITO

Estoy en ese tránsito de calle,
entre cielo y asfalto,
saludando al frío y la sombra
tanto como al aire y al fuego,
respirando igual en la brizna de hierba
que en la risa despreocupada de una joven.

Desde fuera me veo imagen hermosa
creciendo en rubores
mientras mis alas despiertan
para desplazarme más allá del mar y el ruido.

Contemplo mi propia mirada,
diminuta entre los recuerdos dóciles
de tantas infancias,
y me afirmo en aquella heroína
saludando barcos,
que se perdían en el borde
de la última línea,
para después señalar en el cielo
la primera estrella.

Me encuentro en la serenidad
de mi pensamiento,
en la armonía radiante
capaz de romper cualquier pesadumbre,
incluso, cualquier sonido fuera de tono.

Soy esa vida
que entrega a la historia su propio ser,
para no olvidar
que también ha vivido,
que aún es voz entre tantos murmullos,
lluvia entre mares de aguas.
Alma entre tanta locura.
—————————————————-
© María Villar Portas

VIDA EN TRÁNSITO-2

.

VÍDEO POEMA “SON” (12 de junio de 2012)

Mis queridas amistades, os dejo el tercer y último de los poemas que Jesús García Moreno me encargara para la Revista PULSO DIGITAL. Espero que sea de vuestro agrado.
También os dejo la traducción para quienes tengáis dificultades en su comprensión.

SOY

Luz oxidada de la aurora
acomoda graciosa silueta del día
entre robles y rocas.

Se divisan en lejanía de horas
bosques de ligera gasa brumosa,
echada y reidora en verde terciopelo,
orvallada hierba que sostiene el mundo,
apartada de cánticos y nostalgias.

Vengo de la tierra. Soy.

Vengo del mar hermoso de espuma
recorriendo cuerpos esbeltos
caídos en arenas deshechas
despojadas por olas olvidadas.

Voy en búsqueda de una estela
que me lleve del destierro azul
hasta los rosales silvestres del cielo
lleno de flores de retama titilantes
y manantiales de plácida música.

Vengo de la tierra.
Soy huidiza sombra del crepúsculo.

REVISTA ÉNFASIS

El sábado 25 de abril se presentó en la Librería Lé, del Paseo de la Castellana en Madrid, la revista literaria ÉNFASIS editada por Raquel Viejobueno Rodríguez directora de Un Café con Literatos y promotora cultural, además de escritora.

Hoy he tenido la dicha de recibirla en mi casa de Vigo, y si ya me gustaba en fotografía ni os cuento lo que me parece una vez la he tenido en la mano. Derrocha calidad por todos sus poros de papel, es elegante en fondo y forma. Nunca he conocido una revista así, de ningún tipo.

A esto tengo que añadirle que me enorgullece estar entre sus colaboradores y desde aquí quiero agradecérselo a Raquel públicamente. ¡Larga vida a ÉNFASIS!

BREVE DISTANCIA

Despojada del reposo del viento
sólo soy capaz de ser esqueleto
movido por la misma savia de los árboles.

Me alojo, a veces,
en los bostezos de esas nubes de metal
que se pretenden agua,
sin llegar a caer del cielo.

Y me transformo en espectro de timidez,
breve distancia,
entre rumores y sonidos de sonrisas.

No me atrevo a pretender
una palabra a mi palabra

Así soy.

A mi oído llega un único eco:
la belleza de las cosas que alojo en la memoria
con la seguridad de mi propia voz
que se vuelve mañana en cada trino.

Prefiero aposentarme definitiva
en una noche de soledad cercana
que me ofrezca una luna de sueños
y un cuerpo que habitar
con la música de mi sangre.

En esta ciudad que me tiene
me hago lluvia, corazón, arena
para poder vivir, algún día,
en los palacios del entusiasmo
mientras me nacen mundos en las manos.

—————————————-
© María Villar Portas

VÍDEO POEMA “SANTUARIO DE ARELAS” (12 de junio de 2012)

Queridas amistades aquí os presento el segundo de los tres vídeo-poemas  que Jesús García Moreno me pidió en su momento para la Revista PULSO-DIGITAL allá por el 2012.

Os dejo también la traducción.

SANTUARIO DE ANSIAS

Mar,
entre paredes escucho todavía
el golpear de tus olas
escondidas en las esquinas de la belleza;
espumas de nieve envuelven tu aroma,
antología de marejadas y viento afilado,
dejando tejido encaje sobre arena dorada.

Eres hermano de marinero melancólico
que acodado en la baranda de azul frontera
en un barco de viajera ilusión,
va en busca de un caudal plateado
saludando a la primera estrella de la tarde.

El sol arranca chispas de tu piel fría
dejando ciega mi atlántica mirada,
escogida en esta ribera de la vida blanca,
para estallar con los haces del atardecer.

Esparces tu dulce sal, polvillo de agua
de esta ría oriluciente protegida de las Islas,
y de los dioses que buscaron resguardo
en estas playas de luna
en noches de tormentoso invierno.

Mar, orfebre de roquedos,
latidos de diamante azul amoroso,
acunas mis noches de ave insomne
apartando arriesgados pensamientos,
posando tu risa de sirena
en mi santuario de ansias.

————————————–
© María Villar Portas